Tamanar-Tamarín – Tan cerca tan lejos

Eran dos gemelas bereberes, lindas y muy bellas, con sus pendientes de plata que brillaban bajo la luz del sol y de las estrellas, sus pañuelos colorados como un arco-iris y su piel morena que nunca se envejece…Su hermosura era divina y reflejaba la magia del pequeño Atlas. Las dos gemelas crecieron juntas jugando bajo la sombra del Argán y se hicieron esposas.

Tamanar se quedó en el pueblo porque el marido era un pescador del mismo lugar, mientras Tamarin se casó  con otro hombre comerciante  y se fue al pueblo de alado.  Transcurrieron años que Tamarín no podía ver a su hermana gemela, porque el marido era un hombre duro y no le permitía salir de casa.

Tamarín no aguantaba la injusticia del marido tampoco la lejanía de su querida gemela, así le ocurrió organizar un gran festival musical que duro una semana cantando ella al público el sufrimiento de su hermana gemela y el anhelo que lleva hacia ella. Todo el mundo conocía la historia de las gemelas y reprochaban al hombre que no le quedaba otra cosa que ceder la libertad de su esposa y como homenaje a las gemelas, el pueblo donde vivía Tamarin le ofreció el nombre Tamarin y viceversa. De modo que cuando cruzas el camino que liga los dos pueblos todas las arboles de Argán te narran la leyenda de las gemelas y que gracias a ellas toda la región de Essouira celebra en diferentes épocas del año festivales musicales que cantan reviviendo el mito de Tamanar y Tamarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *