Asilah – El niño de las pinturas

El hombre de la bicicleta verde pedaleaba a lo largo de la costa del atlántico, abrazando la brisa del atardecer, tenía ganas de llegar a la segunda parada, a la medina atlántica para encontrar al niño –niña y escuchar un nuevo cuento. El sol estaba sofocándose poco a poco detrás del azul del mar, desde lejos se podían ver las luces de la ciudad que iluminaban sus azoteas blancas y sus calles estrechas. Era verano pero soplaba un aire fresco que dejaba disfrutar de aquella tarde mágica. El hombre de la bicicleta cruzaba las calles y las murallas gigantescas de la medina portuguesa, se quedó alucinado por las pinturas y los grafitis que arropaban las paredes de la ciudad, parecían un cuadro unido, había una armonía divina entre los diferentes colores, formas, dibujos y diseños. La ciudad parecía una galería de arte en su sublimación.

El hombre de la bicicleta llegaba hasta Borj El bahr( La puerta del mar), dejaba su bicicleta abajo y subía las escaleras avanzando por el paseo construido encima de las aguas del mar, se sentó al final del paseo escuchando los bramidos de las olas agitadas y observando el rojizo sol que iba apagándose. Detrás de él estaba sentada la niña con una chilaba de seda colorada y un pañuelo beréber rojo y amarillo. Le susurraba en su oreja el secreto de las pinturas. Resulta que una noche mientras la ciudad dormía llegaron muchas manos sueltas de sus cuerpos, eran de diferentes colores. Vinieron de lugares lejanos tan sólo a pintar las paredes de la ciudad, sentían la obligación de reflejar la belleza de la ciudad en la piedra vieja de aquellas paredes y convertir Asilah en la ciudad del artista con excelencia.

Al día siguiente, cuando despertaron los habitantes de la ciudad, encontraron todo pintado y coloreado sin saber el secreto de estas pinturas, mientras las manos se deslizaron de nuevo entre las olas del mar mirando su obra desde la ola estremecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *